Las Personas Te Ven Como Te Ves En El Espejo

Simplemente es una técnica para nosotros que siempre y en todo momento estará bien y nos podrá asistir. En el momento en que nos miramos o pensamos en nosotros, nuestra cabeza tiende a irse hacia todos esos aspectos que son mucho más negativos o que no nos gustan. Como vamos a escribirlo, vamos a seguir la propuesta de solo anotar aquellas partes positivas.

Si quieres aprovechar la ley del espéculo para impulsar tu desarrollo personal, el autoconocimiento y mejorar tus relaciones personales, a continuación, te presentaremos un ejercicio práctico que te ayudará a conseguirlo. En primer lugar, la verdad es un término que no se deja estudiar tan de manera fácil. Lo que observamos en las fotos o frente al espéculo son ediciones aproximadas de nuestra situación concreta.

¿cuáles Son Las Cosas Buenas Que Tiene Esa Persona?

No tiene que ver con un juego de valentía, sino de una intrigante ilusión visual nunca antes descrita. Parece ser que ver tu reflejo en un espejo durante un período de tiempo prolongado puede lograr que distorsiones lo que ves. Aparentemente, estar diez minutos mirándonos a nosotros puede hacer que entremos en un estado alterado de conciencia.

las personas te ven como te ves en el espejo

Acostumbramos a ser considerablemente más críticos con nosotros de lo que lo son el resto. Uno mismo frecuenta sacarse mucho más defectos que los que le sacan el resto. Otra prueba de que la autopercepción nos engaña la proporcionó un trabajo efectuado por estudiosos australianos. Les pidieron a un grupo de más de 130 alumnos que eligieran, de un conjunto de fotos de ellos mismos, aquellas que creyesen que los retrataban mejor. Entonces les pidieron lo mismo a un conjunto de individuos que no conocían a los estudiantes del ensayo y que solo los conocían de un vídeo de un minuto de duración. Los extraños escogieron fotos más exactas que los propios retratados.

Proyectamos Sobre El Entorno Nuestra Propia Situación

Esto tiene una explicación, y sucede que nuestras fotografías se ven de diferente forma en dependencia de la lente que tenga la cámara. Así lo demostró el fotógrafo Stephen Eastwood en un experimento con una modelo. Es indispensable recordar que todo lo que llega a través de nuestros sentidos lo ofrecemos como cierto, sin admitir muchas veces la una parte de interpretación o de subjetividad que hay en ello. Vivimos según este modo de percibir la realidad, creando distorsiones negativas o que nos desarrollan malestar a la hora de relacionarnos con las personas de nuestro entorno, aun con nosotros. Ni nos debemos olvidar del aspecto dejándonos de arreglar, ni debemos estar obsesionados viendo nuestro físico y los defectos que van apareciendo con el paso del tiempo. Lo sano sería arreglarse de la forma que nos sintamos cómodos, pero sin que el físico sea nuestro epicentro.

Tan solo se debe poner delante y el espéculo le va a devolver una imagen invertida de sí, así como le ven el resto. De hecho, quizá no lo hayas notado, pero las cámaras interiores de los \’teléfonos inteligentes\’ nos detallan una imagen en tiempo real invertida, que después se regresa del derecho cuando ya hicimos la fotografía. La proyección sicológica comienza a ponerse en marcha a lo largo de vivencias que nos suponen un conflicto emocional o al sentirnos conminados, tanto interior como exteriormente. En el momento en que nuestra cabeza entiende que hay una amenaza para nuestra integridad física y sensible, esta emite como rechazo hacia el exterior todas y cada una esas características, atribuyéndoselas a un objeto o sujeto externo a nosotros.

Provecho Que Aporta La Ley Del Espéculo

Frente al espéculo uno puede posar y desplazarse de manera tal que la imagen en el reflejo se parezca lo mucho más posible a su positiva autopercepción, esto es, a lo guapo que -de manera inconsciente- piensa que es. Las fotos no ofrecen esa oportunidad, y allí se puede conseguir otra de las causas por las que gustan menos. El ensayo se probó en 50 personas y los efectos que describieron los participantes fueron bastante sorprendentes. En el final de una sesión de diez minutos, se les solicitó a los encuestados que detallaran lo que vieron en el espejo.

Cuando alguien se hace un selfi, está mucho más cerca de la cámara de lo que estaría si la fotografía se la hiciese otra persona. Según el propósito que tenga la cámara, asimismo puede alterar el aspecto de un individuo. Por servirnos de un ejemplo, Jay Perry sugiere a quien desee parecer considerablemente más angosto que elija un fin largo, pues “cuanto considerablemente más corto sea el objetivo, considerablemente más ancha va a sacar la cara”. “En el momento en que te miras al espejo, de forma inconsciente habitúas a girar la cara hasta ese ángulo que te asemeja el más destacable. Esta página cumple con los estándares de calidad de la información HONCode.

Las cámaras se obstinan en anular esa imagen ofreciéndonos el positivo y nuestro inconsciente se subleva contrariado. De todas formas no son ellos los que dan la vuelta a las cosas, sino más bien nosotros. Quizá suene extraño, pero los espéculos lo único que hacen es invertir la imagen hacia ti, solo te está exponiendo lo que le muestras.

El aspecto que muestre alguien en las fotografías va a ser la imagen que tenga el resto del mundo, y esto no tiene por qué ser algo malo. Esto puede realzar o enfatizar aspectos que, en el reflejo cotidiano, pasan inadvertidos. Así como explicó Nolan Feeney en un producto de 2014 anunciado en The Atlantic, verse a uno mismo del revés puede ser extraño, en parte ya que las caras no son totalmente simétricas. Ciertos puntos o desarrolladores distintivas no se detallan en las fotografías igual que en el espéculo, algo que puede ser extraño. En una afición que yo tengo, lo que hacemos lo retratamos todo por el hecho de que es la mejor forma de ver todos los defectos.

Según el autor de este espeluznante hallazgo, Giovanni Caputo, para desatar la ilusión tienes que mirar tu propio reflejo durante diez minutos en una habitación con poca luz. Para ser más precisos, se precisa un lugar iluminado por una lámpara tenue que se pone tras el modelo y que el participante mire fijamente un espéculo colocado unos 40 centímetros al frente. No hay fórmulas mágicas que nos ayuden a querernos y respetarnos de un día para otro. Es un proceso, quepuede ser mucho más corto con distintas técnicasy que nos va a ayudar a vernos con otros ojos, conocernos mejor y entender qué cosas ahora tenemos y que no estamos dando relevancia. Siempre recordando la propuesta de que “ver afirma mucho más sobre el espectador que sobre lo que se observa”.

Particularmente, visto que, generalmente, nos creemos mucho más guapos de lo que de todos modos somos, según lo comprobó un trabajo de investigación hecho por científicos estadounidense y anunciado en una revista especializada ahora en 2008. Lo mismo puede pasar por los diferentes géneros de luz en el instante de sacar la fotografía o con lo enfocadas que resulten algunas unas partes de la cara o el cuerpo. Esto enseña que cuando alguien se ve horrible en las fotografías, es posible que tenga que ver más con la cámara que con la persona que hace aparición en ellas.

En el momento en que seamos conscientes de ello, nos quitaremos un peso de encima. Por poner un ejemplo, si somos muy organizados y nos molesta el desorden del otro, posiblemente lo que verdaderamente nos molesta es que nos exijamos demasiado en lo que se refiere a la organización. Este contenido está realizado por un anunciante y no interfiere en la información de eldiario.es. El sujeto solo tiene que ver su rostro reflejado en el espejo y, por lo general, tras menos de un minuto, el observador comienza a sentir la extraña ilusión.