Para Quien Implica Riesgos Físicos El Embarazo En La Adolescencia

Hoy día, la población mundial estimada es de 7,200 miles de individuos, de las cuales el 17.5% tiene entre 15 y 24 años, y el 10.0% de estos jóvenes presenta un embarazo, lo que equivale al diez% de todos y cada uno de los nacimientos de todo el mundo. Esto quiere decir que precisamente 15 millones de mujeres de 15 a 19 años tienen un parto cada año, por lo que reciben la denominación de embarazo en la adolescencia. Con lo que tiene relación a México, por término medio entre 2003 y 2012 ocurrieron 2.59 millones de nacimientos anuales, lo que representa un promedio anual de 448,000 nacimientos cada un año en mamás que tenían menos de 19 años en el momento del parto, lo que constituye el 20% de los nacimientos anuales a esta edad1,2. La narración de una adolescente embarazada, refleja no sólo un drama o una expresión social de un conjunto de individuos jóvenes, refleja también el cúmulo de presiones y las escasas alternativas que les dejan conducir los peligros que éste supone, comenzando por aceptar su nueva situación, debe enfrentar su realidad y aceptar que a partir del momento de saberse embarazada su historia va a cambiar. No es moco de pavo para ella el confrontar ante sus padres, amigos y frente la misma sociedad.

para quien implica riesgos físicos el embarazo en la adolescencia

Por una parte, se ha informado que la adolescente que se queda embarazada tempranamente frecuenta haberse criado en situaciones familiares poco favorables, como desintegración familiar, imagen paterna distante y/o negativa, pérdida de figuras importantes, tal como conflicto y rigidez intrafamiliares. Por otro lado, se ha observado que también tienen la posibilidad de tener éxito en su adaptación a la maternidad y a su propio futuro, pero esto dependerá del apoyo social que reciban de su familia y/o su pareja. Por este motivo surge la necesidad de entender cuáles son los causantes sociales que mucho más influyen en el embarazo de la madre joven ya que aún está en una época que es dependiente cariñosa y económicamente de su familia, y además es imprescindible tener en cuenta el contexto cultural y las especificaciones destacables de la familia para comprender mejor la situación de la adolescente. El tema de la sexualidad y la salud reproductiva ha cobrado mucho interés entre los expertos dedicados a la salud pública y mental debido al encontronazo popular que ha producido en las nuevas generaciones, que ha quedado reflejado en los índices de densidad poblacional y en el incremento de anomalías de la salud de transmisión sexual. Anteriormente, los estudios sobre sexualidad eran pocos en tanto que implicaba hablar de temas a los cuales la sociedad no estaba habituada, como aborto, embarazo no esperado, relaciones sexuales prenupciales, anticonceptivos y homosexualidad.

Educación Sexual Por La Parte De Los Progenitores

Pero en la actualidad esto ya no sucede frecuentemente y es la joven la que debe asumir sola la compromiso. Las costumbres y tradiciones generacionales, que en muchos países y comunidades fuerzan a las jovencitas a embarazarse a temprana edad. Estimar dar un sentido a la vida, cuando a esa edad, hay muchos otros causantes que debiesen dárselo. La falta de control en las emociones e impulsos sexuales, tal como la presión de amigos para probar que son “hombrecitos” o “mujercitas”.

De hecho, en Preinfant, la mayor parte de solicitantes de consejos tiene orígenes latinos. Eso sí, ambas expertos recuerdan queel embarazo joven se da en todos los ámbitos sociales y nacionalidades, pese a que las cifras varíen. Los pediatras y demás profesionales de Atención Principal, tienen que poseer en todo momento presente la oportunidad de una gestación en mujeres jovenes; por ello, la existencia de amenorrea o de ciclos irregulares, síntomas usuales en estas edades, requieren la realización de un test de embarazo en orina o en sangre.

Sociedad

Las reacciones frente a un embarazo no sosprechado, las resoluciones respecto a su continuidad y las formas en que se lleva psicológica y prácticamente la maternidad, dependen, en gran medida, del entorno de las jovenes. La gestación en las adolescentes debe ser considerada, en la mayoría de los casos, como una gestación de prominente peligro, por asociar una elevada morbimortalidad perinatal y materna, que exige un control multidisciplinar y un acompañamiento profundo de la gestante. En España, suponen el 2-2,2% del total de embarazos, con una tasa de fecundidad del 6,2‰, tasas muy inferiores a las existentes a nivel mundial y que son un indicio del nivel socioeconómico de los países. Peligro de mortalidad que es hasta cuatro veces mayor que el de los partos en mujeres adultas, por este motivo los programas de retraso del primer embarazo o comienzo tardío de la vida sexual en jóvenes está destinado a socorrer vidas. 3.- Las condiciones de la sociedad actual favorecen las prematuras prácticas sexuales en los adolescentes.

Por lo que respecta a la persona con quien empiezan su vida sexual, las mujeres normalmente informaron que habían tenido su primera y sus siguientes relaciones íntimas con su novio o enamorado20. La Secretaría de Salud encontró que el 42% de los hombres y el 23% de las mujeres habían tenido relaciones sexuales antes de los 16 años. La importancia de la autovaloración reside en el hecho de que impulsa a la persona a accionar, a proseguir adelante y la motiva a buscar sus objetivos. Los Cambios en el proyecto de vida de la Joven Embarazada, es un estudio de caso sobre el inconveniente creciente de la maternidad en la adolescencia y sus relaciones con la educación sexual, los ambientes familiares y los contextos socioculturales, es un estudio cualitativo perteneciente a una línea de investigación sobre los universos culturales de los adolescentes. Lleva a cuestionar el impacto de los programas de integración social e igualdad de oportunidades en relación con el género, el encontronazo de los programas de salud sexual y reproductivo y cómo estos no consiguen del todo un ingreso fluido a la población joven femenina de pocos elementos. Del total de alumnos embarazadas, el 40% son adolescentes de entre 14 y 17 años.

Por el contrario, en el momento en que los hombres aceptan la paternidad, ya sea sosteniendo el proyecto de pareja o no, el drama es algo menor. La familia debe ser el primordial lugar de formación y de influencia de hábitos saludables de la adolescente, ello reforzado a nivel escolar, como centro de la educación/formación en temas de sexualidad y reproducción responsable, para alcanzar unas adecuadas expectativas de futuro. En términos generales, las gestaciones en madres jovenes tienen mayores tasas de incidencia de parto prematuro y increíblemente prematuro, bajo y muy bajo peso, RCIU y muerte perinatal.

El embarazo de jovenes llegó a constituir en una llamada de alerta para la autoridad que mediante distintos programas ha buscado ofrecer orientación y brindar apoyos auxiliares a las jóvenes que combaten este problema. En el 2003 el DIF Jalisco cuantificó en 18,867 los embarazos de mujeres adolescentes. Sin preparación alguna para la maternidad, las adolescentes llegan a ella y esa imprevista situación desencadena una secuencia de fracasos sociales y personales provocando con ello que su emprendimiento de vida cambie en forma extremista.

Complicaciones En Las Etapas Del Embarazo Adolescente

También, a nivel sanitario, aconsejaadaptar las sesiones de preparación al parto a fin de que las jóvenes no se sientan fuera de lugar. «Verse rodeadas de mujeres adultas y, habitualmente, alegremente casadas les perjudica mucho». Por otro lado, culturalmente, las mujeres sudamericanas acostumbran a iniciarse en el sexo antes que las españolas, incluso si bien hayan nacido en España, por lo que la probabilidad de quedarse embarazadas en la adolescencia aumenta.

Es una etapa esencial donde comienza el desarrollo de individuación de manera consciente y se define la identidad, de forma que se consiga la emancipación1. Predomina que en este periodo de tiempo los límites entre identidad y narrativa son permeables, pero se van a ir solidificando en el sendero hacia la adultez2. Se espera que en el final de este periodo de tiempo el joven asuma la independencia de su familia de origen y se dirija hacia roles y misiones según su sabiduría, capacidades y opciones del entorno3.

Por causas tanto fisiológicas como sociales, en este grupo de edades las mujeres tienen mayores probabilidades de perder la vida en el parto y ésta se muestra dos veces superior a las de las mujeres mayores de 20 años. Las pequeñas menores de 15 años tienes probabilidades de morir cinco ocasiones superiores a las de las mujeres de más de 20 años. A su vez, la carencia de programa de educación sexual se suma a la escasa y escueta información entregada por los progenitores. Los adolescentes en México representan el 25% de la población total y entre sus primordiales problemas médicos resaltan los accidentes, la farmacodependencia, el embarazo no esperado y los suicidios.

Las que corresponden al avance personal y vida futura de nuestra adolescente7. La adolescencia es, esencialmente, un periodo de veloz e profundo crecimiento físico, acompañado de profundos cambios en el cuerpo. Se muestra como un periodo de transición entre la niñez y la edad adulta; empieza con la pubertad y se extiende desde los 13 o 14 años hasta los 18 años en la mujer y desde los 13 o 14 años hasta los 20 años, precisamente, en los hombres. Se incluye un “aproximadamente” en tanto que muchas son las variables que influyen en su desarrollo, como ambiente social y cultural, geográfico, climático, ambiental y procesos de inteligencia, entre otros6.

La tercera una parte de los embarazos atendidos en instituciones de salud del país es de mujeres menores de 24 años y el 13%, de menores de 19 años. La Organización Mundial de la Salud ha señalado el embarazo como entre las prioridades en la atención de las adolescentes ya que repercute tanto en la salud de la madre como en la del niño. La mortalidad materna del grupo de 15 a 19 años en los países desarrollandose se duplica al cotejarla con la tasa de mortalidad con el grupo de 20 a 34 años; en México, la mortalidad en mamás menores de 24 años corresponde al 33% del total. Sin embargo, las mayores adversidades de la maternidad a temprana edad, en la situacion de las alumnos, es que continúan dependiendo económicamente de sus familias, puesto que cohabitan con ellos en el 80% de los casos. Esto asimismo tiene repercusiones en el sistema familiar, en tanto que un embarazo es un acontecimiento que remodela el funcionamiento familiar e incorpora a la vida familiar nuevos roles, lo que produce distintos avances sociales y roces dentro del sistema familiar, como hacinamiento, conflictos entre personas, etc.